Abatido sujeto que era buscado por homicidio

el-fido

Las distintas brigadas de la delegación larense del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), han estado activas durante los últimos días para combatir la delincuencia en el estado Lara y han protagonizado varios enfrentamientos con delincuentes.

La madrugada del miércoles, uno más tuvo lugar en la ciudad de Barquisimeto. Esta vez al norte, específicamente en el sector Las Delicias de Tamaca, en el cual el fallecido resultó ser Wilber Anibal Rodríguez Barrios (21), alias El Fido, quien tenía antecedentes por robo de vehículo, hurto y tenía orden de captura por asesinar a Jhonny Rafael Jiménez Guédez, de 26 años de edad, la tarde del 25 de agosto del año en curso.

El hecho tuvo lugar en un humilde hogar del mencionado sector, al cual la policía científica se apersonó en cumplimiento a la orden de visita domiciliaria.

Según una fuente oficial, El Fido recibió a los oficiales de la División de Investigaciones Contra Homicidios del Cicpc disparando su arma de fuego tipo pistola, de marca Star.

En respuesta a la agresión, los funcionarios accionaron su armamento logrando herir en múltiples oportunidades a Rodríguez Barrios, quien supuestamente falleció en su traslado al ambulatorio de Tamaca.

Era señalado como azote de barrio, pues se metía a los hogares de los habitantes del sector para hacerse con sus pertenencias.

El Fido, además de ser etiquetado como el autor material del crimen contra el mototaxista Jiménez Guédez, estaba siendo investigado por otros dos homicidios.

El día de uno de los homicidios, Wilber le habría pedido a Jiménez un servicio de transporte en la parada cercana al ambulatorio de Tamaca. Le indicó que condujera hasta la calle Los Gallones del sector Nueva Delicia y allí le disparó, lo dejó derribado sobre el suelo de tierra y huyó en la moto.

Familiares denuncian que lo mataron a sangre fría

“Jefe perdóneme la vida y lléveme preso”, esas serían las supuestas palabras que dijo El Fido antes de ser ultimado por funcionarios del Cicpc, según contó su esposa Arianna Mora, quien se encontraba con la bebe de seis meses en brazos cuando se presentaron los hechos.

Aseguraron que el hoy occiso estaba acostado y no tenía arma alguna en el anexo en el que se encontraba.

Aunque reconocieron que su ser querido había dado “malos pasos”, sostuvieron que estaba alejado del mundo de la delincuencia últimamente.

(FUENTE: EL IMPULSO)

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *