Cicpc homenajeó a los funcionarios caídos en cumplimiento del deber

img_8813Para celebrar el decimo quinto aniversario

El director del Cicpc se mostró bastante emocionado cuando dio su discurso de ley.

El Monumento a los Funcionarios Caídos en Cumplimiento de su Deber, ubicado en el patio de la antigua sede del Instituto Universitario de Policía Científica, hoy Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses, en Colinas de Bello Monte, recibió por última vez a los integrantes de la Gran Familia del Cicpc, en ocasión de hacer un homenaje a los mártires de la policía científica, con motivo de celebrar el XV aniversario del organismo detectivesco.

Es el último y ya ustedes van a saber por qué. Sigan leyendo y verán.

El evento

Comenzó a las 12,16 minutos. Presidía, como es natural el comisario general Douglas Rico González, director del Cicpc, acompañado por el asesor jurídico nacional, comisario general y abogado Jhonny Méndez; el inspector general, comisario general Bladimir Flores y el comisario general Rubén Lugo, jefe de la Coordinación Nacional de Investigaciones Penales.

A un costado estaba un escuadrón de la Brigada de Acciones Especiales, detrás estaban los profesores de la Banda Marcial de los Bomberos del Distrito Capital. Frente a estos, detrás de los directivos estaban coordinadores, directores y jefes de oficinas y posteriormente funcionarios de rangos menores.

img_8820Néstor Macuare, director de Ceremonial del Ministerio del Poder Popular Para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, dio inicio al acto, leyendo un pensamiento del Libertador.

“La paz será mi puerto, mi gloria, mi recompensa, mi esperanza, mi dicha y cuanto es precioso en el Mundo”, un extracto de la carta al general Santander, el 23 de julio de 1820.

Seguidamente leyó un pensamiento del Comandante Eterno y Supremo de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías, dicho en el Palacio de Miraflores, el 16 de mayo de 2004.

“No es mi muerte lo que me preocupa, es la vida de mi pueblo, la paz de mi pueblo y el futuro de mi pueblo. Eso si me preocupa. Ya mi vida no me interesa absolutamente nada; la he dado y la daré toda por el sueño de una Venezuela bella para los hijos, para los nietos y para todo este pueblo, que merece una patria digna. Eso si me interesa y eso si me preocupa”.

img_8831Los músicos bomberiles interpretaron el Himno Nacional de la República Bolivariana de Venezuela y el Himno del Cicpc, coreados por los asistentes.

Seguidamente, las autoridades hicieron la develación de las placas en las cuales reposan los nombres de los funcionarios caídos, durante los últimos años. Luego procedieron a la colocación de la ofrenda floral.

Fue efectuado un minuto de silencio en memoria de los funcionarios caídos durante 2016, mientras sonaban cuatro salvas de disparos por parte de un funcionario del BAE.

Fueron hechas unas exequias por parte del presbítero Carlos Boully, capellán del Cicpc y rector de la Universidad Católica Santa Rosa, quien señaló que los policías eran humanos, como los médicos, los periodistas y demás profesionales del país.

Leyó los nombres de los funcionarios que entregaron su vida al Creador.

Detective jefe Daimer Rojas (Unidad Especial de Apoyo a la Investigación) muerto de un disparo en la cabeza en San Diego de los Altos; detectives Jesús Domínguez, Yetsenia Dávila y Franklin Ramírez (Subdelegación El Valle) asesinados por diez hombres en la subdelegación; detective Ángel Espinoza (Subdelegación Los Teques) muerto al ser emboscado en Guaremal del Municipio Guaicaipuro.

img_9070El detective agregado Ricardo Olivar y el detective Jean Morillo (Subdelegación Trujillo) caídos en enfrentamiento con la banda de El Colombiano y el detective agregado Damián Monsalve (Subdelegación Ocumare) fallecido en accidente de tránsito, trasladando a testigos del atentado contra el alcalde de Ocumare, Julio César Marcado.

Posteriormente el capellán bendijo el monumento.

Palabras del director del Cicpc

–Hoy estamos conmemorando y recordando estos héroes que caen en batalla, unos en enfrentamientos, otros en accidentes de tránsito, pero considerados en acto de servicio.

Le pidió a la arquitecto y comisario Cintia Contreras, jefe de la Dirección de Infraestructura, y a Rafael, jefe de servicios de la Dirección General, que buscaran en la sede “Luis Monroy” de San Agustín un lugar para construir allí el Monumento a los Funcionarios Caídos.

“Estos espacios que fueron nuestros, hoy los cedimos y necesitamos tener nuestro muro en nuestra casa”. Los aplausos del público lo interrumpieron. “Cintia y Rafael esta semana vamos a ver dónde podemos construir el muro allá”.

Agregó que “ya se lo había dicho al secretario general el 2013, que un funcionario de la Brigada de Acciones Especiales murió en un operativo que tuvimos en El Sombrero (Guárico) y no estaba allí. Este año nos tocó vivir de cerca la muerte de otro compañero de esa brigada, yo estuve también en ese procedimiento, y los tres que nos dolieron muchísimo de la Subdelegación El Valle, algo que nunca nos había sucedido. Esa noche fue de dolor intenso, para los que estuvimos allí y para todos los que hacemos vida en esta institución. Cordero tiene una misión que ya está por finalizar, porque ya son poquitos los que quedan. Pasarán los años y quedará el recuerdo, porque nosotros no podemos olvidar (en este momento se le quebró la voz y fue patente lo emocionado que estaba). Es un lamento triste, porque sale de nuestros corazones y pensamos en los familiares de cada uno de ellos. Este no es un acto para reunirnos, es para decir que están presentes. Pero el mayor dolor es el de sus hijos, de sus padres y esposas. Señores, la vida continúa y vamos hacia adelante”.

El maestro de ceremonias anunció la culminación del acto y todos pasaron a disfrutar de un refrigerio.

R: JOSMELITH MARTINEZ / F: JOSMELITH MARTINEZ

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *