Policialmente resuelto homicidio de José Oliva

Un exhaustivo trabajo de pesquisas por parte de funcionarios del Eje de Investigaciones de Homicidios del Cicpc, hizo que la muerte del ganadero José Iluminado Oliva no quedara impune. A una semana del registro de los hechos, los funcionarios llegaron al fondo del caso.

Fuentes extraoficiales dieron a conocer que conforme al estudio de varios testimonios de los trabajadores de la finca y el análisis de telefonía, los sabuesos del órgano detectivesco dieron con el paradero de uno de los autores intelectuales del asesinato y la identificación de otros tres implicados.

En el transcurso de la tarde y parte de la noche de este sábado, los detectives detuvieron a una mujer llamada Zanith Maricruz Martínez Bello, de 32 años, y a Jean Marco Guerra, de 22, uno de los principales autores materiales del crimen contra “Lupi” -como era conocido cariñosamente el empresario- y uno de sus contratistas llamado Eulises González.

La detención de Guerra se evidenció en el sector Villa Bahía, en Puerto Ordaz, en medio de una visita domiciliaria. En cuanto a la fémina, se logró saber que fue aprehendida tras incautarsele uno de los teléfonos celulares robados en la finca a las víctimas, por lo que posiblemente ella será presentada por el delito de aprovechamiento del objeto del delito.

Los cómplices de Jean Marco responden a los nombres de Luis Medrano, alías “Melenúo”; Deivis Aular, apodado “Shakira” y José González, conocido como “Cachilapo”. Estos tres últimos podrían ser capturados por comisiones de la policía judicial en las próximas horas.

Escape veloz

Luego de consumar la embestida brutal en contra de “Lupi” y otro de sus empleados en la tarde del viernes 13, Jean Marco y “Cachilapo” -quienes tenían tres días trabajando en el campo- en complicidad con “Shakira” y “Melenúo” -que eran empleados de “confianza” del occiso- fueron hasta la casa, maniataron al resto de los trabajadores y robaron varios objetos, entre los que figuran unas 10 armas de alto calibre, así como poco más de 600 mil bolívares en efectivo.

Una vez con el botín en las manos, el cuarteto criminal abordó la Toyota Hilux color beige del fallecido y escapó. En un río ubicado a unos 20 kilómetros de la finca, estos sujetos dejaron abandonada la camioneta y decidieron emprender la huida a pie.

Tras caminar día y noche, el domingo en la mañana llegaron a una casa campestre situada en el sector Santa Bárbara; allí sometieron a los residentes del lugar y se llevaron un camión y al propietario del mismo bajo amenaza de muerte hasta el sector Chirica Vieja, en San Félix. En ese perímetro dejaron abandonado al conductor y cada uno tomó su rumbo.

La telefonía fue uno de los elementos primordiales para armar el rompecabezas de este suceso que conmocionó a la población guayanesa. Por este procedimiento, los Cicpc dieron con el paradero de la fémina detenida, quien aseguró que “Cachilapo le había vendido el teléfono”.

Por otro lado, se pudo saber que Jean Marco anteriormente prestó servicio en el Ejército Bolivariano y también fue funcionario de la Policía del estado Delta Amacuro.

(FUENTE: NUEVA PRENSA DE GUAYANA)

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *