Interpol del Cicpc desbarató los macabros planes del “Lobo Feroz” en Maracaibo

Fue eficaz. La aprehensión de Juan Carlos Sánchez Latorre, el pedófilo conocido como “El Lobo Feroz”, realizada por la Interpol del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en el Zulia, fue una operación quirúrgica concreta.

Llegaron directamente desde Caracas a detenerlo, tras obtener información precisa sobre su paradero.

Así lo manifestaron fuentes ligadas a la investigación, quienes destacaron que el operativo de la aprehensión realizada el pasado 01 de diciembre en Maracaibo, específicamente en Cumbres de Maracaibo fue un procedimiento que no debía tener equivocaciones, tal y como ocurrió.

Este hombre, señalado de cometer violaciones y atrocidades en Colombia, era uno de los delincuentes y pedófilos más buscados del país cafetero, que además integraba una red de pornografía infantil que opera en la ciudad de México, tras determinar su vinculación con Héctor Manuel Farías López, alias Anthony, quien le compraba en dólares las fotos y vídeos de los abusos sexuales cometidos a menores.

Sánchez Latorre tiene en su haber más de 500 violaciones a niños y adolescentes desde el año 2005 en la ciudad de Barranquilla, y aunque fue detenido en reiteradas oportunidades por la justicia colombiana, no recibió condena por falta de pruebas contundentes, y desde el año 2010 se le perdió su pista.

Este jueves el fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez Neira, explicó ante los medios de su país que ya se había solicitado la extradición de “El Lobo Feroz” ante el gobierno venezolano, en el marco del convenio Bolivariano de Extradición, y pidió a las víctimas de este sujeto a denunciar ante las autoridades.

Desde Barranquilla, el jefe del ente investigador expresó que “lamentablemente estos son los tiempos que he venido denunciando a lo largo de todo el país y que en casos como este piden una acción rápida de la justicia”.

Explicó que en cuanto a los dos testigos que en 2008 señalaron a Sánchez Latorre por abuso sexual, tal y como lo reveló en su edición de este miércoles EL HERALDO, no fueron a “comparecer” en el juicio que se trató de llevar a cabo ese mismo año en Barranquilla.

“El sentido de responsabilidad social en estos casos se degrada y, si no hay testigos, no hay condenas. No avanzan los casos. Desde 2016, hemos pedido a la Policía Judicial apoyo para la reconducción de los testigos para obligarlos a que asistan a las diligencias”.

Asímismo, el Fiscal General señaló que la Fiscalía 251 de Bogotá se lleva la investigación en contra de Juan Carlos Sánchez Latorre “por el caso de Metrocentro, de donde sacaba niños para hacer videos de pornografía infantil mediante engaños. Esto con el fin de negociarlos”.

“Eso tiene que merecer la mayor condena penal”, aseguró. Posteriormente reveló que el número de menores que llegaron a ser víctimas del Lobo Feroz fue de 276. Al menos ese es el número que maneja el fiscal del caso en Bogotá.

Quería expandirse en Maracaibo

De forma extraoficial se conoció que “El Lobo Feroz” tenía planificado iniciar nuevamente sus operaciones de abuso y pornografía infantil en Maracaibo.

Las pesquisas realizadas en la residencia de este sujeto, además de interceptar sus correos, indican que estaba por iniciar sus fechorías.

Su plan era establecer conexión con niños y adolescentes, abusar de ellos y vender el material pornográfico a su socio, alias Anthony, en Mexico. Sin embargo las investigaciones iniciadas en Colombia lograron dar con el paradero de éste pedófilo, y enseguida informaron a las autoridades venezolanas para que procedieran con su captura.

Es por ello que su residencia estaba fijada cerca de un centro de educación inicial.

Supo ocultarse muy bien ante la sociedad zuliana, al punto de ser apreciado por muchas personas que hoy se muestran asombrados tras conocer el alto prontuario y las barbaridades que cometió en Barranquilla.

“El Lobo Feroz” fue detenido en las escaleras de la residencia donde se alojaba.

Un grupo comando llegó expresamente desde la ciudad de Caracas a detenerlo. Las autoridades en Maracaibo no tenían conocimiento de dicho procedimiento, y la noticia de su captura fue divulgada un mes después.

Este sujeto se ganaba la confianza niños y adolescentes que recurrían a los cybers, todos de sexo masculino. Luego de generar confianza en ellos los convencía para que el recibieran dinero, comida, regalos, y luego de eso se los llevaba a moteles para abusar de ellos y realizar las grabaciones.

Así lo hizo en Colombia con sus víctimas y pretendía hacerlo aquí en Maracaibo.

No hay denuncias en Maracaibo

A pesar de que en Colombia existen muchas denuncias en contra de “El Lobo Feroz”, una fuente reveló a Noticia al Día que ante la Policía Científica en el Zulia no existe ninguna denuncia formal contra Juan Carlos Sánchez Latorre.

Al parecer este individuo había dejado a un lado, por un buen tiempo, el negocio de la pornografía.

Había llegado a Venezuela con intenciones de crear una nueva vida pero su pasado siempre lo siguió.

Aunque cambió su identidad en varias ocasiones y trataba de convencer a las personas de su conducta intachable, a la final fue descubierto.

La detención de Sánchez Latorre significó un duro golpe a una red de pornografía infantil que estaría operando en varios países de Latinoamérica, incluyendo Venezuela.

Este sujeto llegó a continuar su vida criminal y para ello esperó un buen tiempo para ganarse la confianza de su entorno.

Tras su detención “El Lobo Feroz” se encuentra aislado en uno de los calabozos del Cicpc, sede nacional, ubicada en la ciudad de Caracas, a la espera de la extradición solicitada por las autoridades neogranadinas.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *