Desafió a los detectives del Cicpc en Villa Bolívar

Un presunto homicida fue dado de baja por el Cicpc. Incautaron una pistola 380.

A las 6:30 de la mañana de este miércoles ingresó alias el Acero a la emergencia del Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez.

Llegó cargado entre varios funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas de la Subdelegación Ciudad Bolívar.

Tenía dos tiros en el pecho producto de un fuego cruzado con el Eje de Homicidios.

Los detectives esperaban por un diagnóstico afuera del hospital, fue entonces cuando los doctores confirmaron la muerte del hombre.

Dijeron que antes de ingresar a quirófano dejó de respirar.

El hecho quedó apuntado en el libro de novedades de la Brigada Hospitalaria a las 7:15 de la mañana.

Para ese instante el sospechoso no estaba identificado.

Su cadáver fue llevado a la morgue del centro de salud y allí lo reconocieron como Daniel Rafael Acero Aray, de 24 años.

Investigado

Desde hace varias semanas, los detectives de la policía científica rastreaban a el Acero.

Comenzaron a buscarlo desde la muerte de Félix Rafael Aray, de 23 años.

Fuentes policiales aclararon que estos no eran familiares y que, de acuerdo con las pesquisas, la víctima fue interceptada para asaltarla.

Félix opuso resistencia y por eso le dispararon.

El Acero salió a relucir en las primeras pesquisas sobre este crimen ocurrido hace un par de meses.

Las averiguaciones dieron con la ubicación del sospechoso en la calle 5 del sector Villa Bolívar.

Lo consiguieron dentro de una casa. Al parecer, el Acero estaba preparado, pues apenas vio a la comisión accionó un arma.

Presuntamente la residencia estaba sola cuando los agentes llegaron; según, la utilizaba para “enconcharse”.

Evidencias

Desde lejos los vecinos observaron el movimiento de las patrullas; sin embargo, nadie se acercó al perímetro que estaba cercado por los agentes.

Sabían que se trataba de un procedimiento y que había un muerto, porque todos escucharon el tiroteo y varios observaron cómo lo sacaron ensangrentado.

En el lugar colectaron una pistola calibre 380, presuntamente utilizada por el Acero para desafiar a los detectives.

Además recogieron varios casquillos y otras evidencias relacionadas en el hecho.

El cuerpo fue llevado a la Unidad de Anatomía Patológica, donde continúan con las averiguaciones, esperan que sus familiares lleguen para reclamar el cuerpo.

Mientras tanto siguen indagando para saber si estaba implicado en otros crímenes.

Con registros

Además de estar solicitado por homicidio, el Acero tenía prontuario.

Fuentes ligadas al caso revelaron que sobre él pesaban registros por robo de vehículos, porte ilícito, lesiones, hurto en viviendas y robo.

Presuntamente pertenecía a una banda dedicada a cometer tales delitos.

La organización estaría conformada aproximadamente por siete hombres que además someten a habitantes de los distintos sectores de la parroquia Agua Salada, para cometer sus fechorías.

Una de las versiones indica que  su modus operandi es interceptar a las víctimas durante las mañanas, cuando salen de sus casas. Los hampones se desplazan en motocicletas.

Ahora, quienes se encargan de las pesquisas, trabajan en identificar y ubicar al resto de la banda.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *